martes, 16 de enero de 2007

Sólo una teoría...




ATENCION: LEER ESTE RELATO ES OBLIGATORIO Es una advertencia para todos ustedes pues es un caso real. Leanla con detenimiento y medítenla porque les dejara una enseñanza. No permitan que les ocurre lo que ha este pobre muchacho. El alma inmortal de todos ustedes está de por medio. Cuando acaben, hagan favor de llenar la forma 3456 con sus comentarias para enviarla al comite de supervisión. Amén

SÓLO UNA TEORÍA. por: Andrés Tonini.

¿No es usted abogado? ¡Poca madre! Ya llevo un buen aquí y no se ha parado ni un pinche defensor ni nada. ¿Y usted, qué es? No joda... ¿Otra vez? ¡Pero si ya les dije qué onda y todo! Ya estuvo, ¿no? Bueno, sí. Pero, si ya saben todo eso, ¿para qué me lo preguntan otra vez?, ¿qué no todo está ahí, en esa carpeta? ¿El procedimiento? Ah vaya... ¡Qué Inteligencia! ¡Ugh...!

No, si no me estaba burlando... No tiene por qué ponerse así, mi jefe, deveras que no. Yo sólo
decía que... ¡Ugh....!

Bueno, bueno... cálmese, cálmese... Sí, mi nombre es Victor González. Sí, 25 años señor. Sí, nací en octubre del 2000. El 19, para ser exactos... Sí señor, justo el año en que se acabó el sistema corrupto y subió nuestro partido al poder, señor... Sí, a Dios y a la Virgen gracias por eso... Soltero, sí... Me arrestaron hace... unas horas, como a las 4 de la tarde más o menos. No, no me han dicho bajo qué cargos, señor. Los tiras... eh... los agentes dijeron algo de sedición o no sé qué cosa, pero cómo cree. Yo sólo soy un estudiante, nada más. No me meto en relajos ni nada de eso señor. No, no he visto abogados ni nada... y me gustaría avisar a mi familia, si se puede. Han de estar muy preocupados.

¿Que cómo fue el arresto? Pues ya se lo imaginará, ¿no? Estaba en la escuela, en la Universidad, tomando una clase... ¿Cuál? No veo que importancia tenga saber... No señor, no. Perdón. No quise ser impertinente, perdón. Era la clase de Historia, la tomábamos de las 2 a las 5 de la tarde... Sí, Adrián Romero era el profesor, señor. Y bueno, en eso estábamos cuando los... eh... agentes entraron al salón y empezaron a golpear al profe. Los compas y todos nos quedamos de a seis, pero luego pues nos alebrestamos y que nos vamos encima de ellos. No señor, no sabíamos que eran Agen-tes. No se identificaron ni nada, nomás entraron así y luego luego empezaron a golpear al profe y a insultarlo. Sí, y pues la verdad, no son maneras... ¿no? Digo, ¿qué les costaba identificarse? O algo. De haber sabido quiénes eran, de mensos nos lanzamos sobre ellos, pero como le digo, no se identificaron.

Les dimos una buena ma... eh... los golpeamos un poco, pero es que nosotros éramos más, como veinte chavos sin contar a las chavas que se les aventaron también. Sí señor, no todas pero si algunas. Y se fueron. Sí, no se habían identificado, se lo juro, por la Virgen. Puede preguntarle a cualquiera de mis compañeros. Nunca dijeron una sola palabra sobre quiénes eran ni nada. Nos enteramos al rato, cuando llegaron con los granaderos y los perros y los gases. ¡Pa' pinche susto que nos metieron! Ahí sí ya supimos quiénes eran...

Entraron a la Facultad y que se van derechito a nuestro salón. Ni tiempo hubo de nada. Cuando nos dimos cuenta ya estaban soltando macanazos y jalándose a la gente a las camionetas. Y ni quien metiera mano, nomás viendo a los perrazos esos se le quitaban a uno las ganas de protestar... Y bueno, pues eso es todo señor. Le juro que nunca hicimos nada malo. ¿Qué nos van a hacer? ¿Nos van a soltar? ¿Sí? ¿Cuando? ¡Gracias, muchas gracias!

Oiga, y bueno... no quisiera molestarlo señor, pero ¿qué va a pasar con el profe Romero? ¿Por qué lo arrestaron? ¿Unos cinco años mínimo? ¿Pero por qué? ¿Cómo que faltas a la moral y perversión de la juventud? Si él nunca dijo nada malo. No... Bueno, sí; sí se habló de Darwin en clase, su Teoría de la Evolución y eso también... Digo, es lógico que si estamos en la Facultad de Ciencias y vamos a ser biólogos, tengamos que ver todas esas teorías... No, no señor, no quiero problemas con la Policía Moral, no... ¡Por supuesto que es sólo una teoría, señor! Y nosotros, como católicos no podemos aceptarla, no, claro....

Algo sobre el autor: Andres Tonini vive en México D..F. y es Biólogo analista y paramédico. Ya ha publicado antes en Realidad Cero su cuento Tenía que llegar al metro. Es además editor del Fanzine de C.F., Fantasía y Terror mexicano llamado Nahual, uno de los mejores que por desgracia se encuentra hibernando por estos momentos, esperando el momento de su liberación.

El relato lo recibí de Víctor Palacios en un correo en la lista Tropaven. La foto estaba en mi disco duro... Creo que la tomé de Flickr... Disculpe el autor... Pero no anoté de quién... :-(

3 comentarios:

María Fernanda dijo...

Uff que bajón... ojala no pasaran más ese tipo de cosas...
Muy bueno el relato, y aprovecho para felicitarte por tu blog, siempre los temas son muy muy interesantes, que bueno que haya gente como vos que utiliza internet para este tipo de cosas y no para hacer pavadas...

saluditos!!! Fer

Solo-en-la-Acera dijo...

;-)

Lonjho dijo...

Hola

Soy Andrés Tonini, el autor del cuento y sólo escribo para agradecerte que lo hayas publicado.

Siempre es agradable enterarse de que a alguien le gusta lo que escribe.